Avisar de contenido inadecuado

1969/ Peugeot 304

{
}

Peugeot 304
Lanzado en septiembre de 1969, el 304 venia a cumplir el rol de ser una variante de elegante Peugeot 204, nacido algunos años antes, y a la vez ocupar un lugar en el segmento superior del mercado, gracias a su mayor tamaño, ubicándose entre el 204 y el 504. Del 204 heredo gran parte de sus componentes: el chasis, la suspensión, las puertas, los asientos, el formato del salpicadero, las ruedas, e incluso el parabrisas. Las más evidentes diferencias eran de orden externas sobre todo en la parte frontal, claramente inspiradas en el Peugeot 504, y en la cola, alargada y con mucha más proyección que en el 204. Estas diferencias le daban al 304 mucha más elegancia y personalidad. Si el 204 se caracterizo por una línea casi de dos y medio cuerpos, el 304 puede considerarse un tri-cuerpo.
El motor fue adoptado inicialmente fue un 4 cilindros de 1288 cc, con una potencia máxima de 65 HP, alimentado por un carburador de una boca que le permitía desarrollar una velocidad máxima de 150 km / h.
El 304 fue acogido con un buen beneplácito por el público en general, aunque no faltaron algunos críticos que lo bautizaron con el mote del 504 de los pobres. Sin embargo, muchos más fueron los que vieron en el 304 la posibilidad de disponer de un sedan relativamente grande y confortable a un precio reducido.
De hecho, dado el estrecho parentesco con los 204, el 304 no brilló por su confort, que siguió siendo, por lo tanto, de una categoría inferior. En cualquier caso, tubo un buen éxito, por lo menos en los primeros años, lo que creo las condiciones para la ampliación de la gama.
En 1970, el Salón de Ginebra se presentaron las versiones cupe y cabriolet, más deportivas. Estas versiones sustituyeron a sus homólogos del 204, de la lista de ventas de la fábrica.

De hecho, como es en el caso de la versión sedán, el cupe y el cabriolet son un restilig del 204, con la parte delantera del 304.
Ese también fue presentado el 304 Break, que se produjo paralelamente con el 204 Break, hasta 1976 .
En 1971 se le realizaron algunas actualizaciones de detalle, especialmente en lo que respecta a los componentes eléctricos. En 1972 el 304 cupe y cabriolet también fueron propuestos en la versión S, versión más deportiva.
En estas versiones, el motor ha sido mejorado para proporcionar una mayor con 75 CV potencia, la caja de cambio se modifico conjuntamente con un nuevo embreage y se le instalo un carburador de doble boca puede llegar a 75 CV e potencia máxima.
Con estas especificaciones, los 304 S han conseguido alcanzar una velocidad de punta de 160 km / h.. Estas versiones se encontraban mas en concordancia con el espíritu del coche, obtuvieron más éxito en comparación con las versiones menos potentes .
Al final del año, la versión del motor S también se montará en el 304 sedán. Para la ocasión, los interiores del 304 fueron sometidos a exámenes vigorosos: el salpicadero fue renovado de forma más deportiva, los asientos fueron cubiertos con skai y se le cambiaron las ruedas. Incluso en el exterior hay variaciones: se modifico la parrilla, con una leona de oro en el medio, nuevas luces traseras, en una fina línea de desarrollo vertical, pero de forma más sencilla de elaboración del rectangular horizontal.
En cuanto a los años 1973 a 1975, sólo hubo ligeros cambios de detalle.
En 1976 el 304 cupe y el cabriolet se levantaron de producción, mientras que el sedán recibió algunas actualizaciones. Para empezar, los 304 base reciben dos nuevos niveles de desarrollo: se plantea como el GL 304 y el 304 SL. El 304 S, cambió su denominación, convirtiéndose en 304 SLS. En el mismo año, los 304 Break fueron propuestos incluso con el pequeño motor de 1,1 litros que ya se utilizaba en el 204, hecho este que compensó la salida de producción del 204 Break. Sobre esta base fue creado también un 304 Furgón que se puso a la venta con la opción de los motores diesel de 1,4 litros que se usaban en el 204. En 1978, el 304 Furgón también fue equipado con el 1,3 de gasolina de los 304 básicos. En 1979 el 304 sedán es retirado de la producción, dejando sólo la lista de los 304 Break, que sobrevivieron durante un año mas, no sin antes haber recibido un motor diesel de 1.5 litros, el mismo adoptado por el recientemente aparecido Peugeot 305.

Peugeot 304 S Cabriolet
Con los grandes faros del 504, ante cuya eficacia hay que inclinarse, el cabriolet descapotable 304 se presenta con un aspecto algo achaparrado pero elegante y, también hay que decirlo, muy atractivo. La colocación de la capota no disminuye en absoluto esta agradable presencia tan perfectamente conseguida. Los ingenieros del servicio de estudios de la Peugeot han efectuado, por otra parte, un trabajo espectacular, pero que no se ve con una simple mirada. Así, el motor está provisto de válvulas de admisión más grandes, de un nuevo distribuidor del encendido, un carburador de doble cuerpo de 35, un nuevo colector de admisión y un colector de escape doble.
Este motor se beneficia igualmente de una capacidad de refrigeración que pasa de 5,8 a 6,7 litros, y de un cambio de velocidades reforzado, al igual que los cardanes, por otra parte.
El constructor señala como velocidad punta los 160 km/h., y en el anillo de Monthléry el ejemplar de pruebas ha alcanzado los 156 km/h., lo cual correspondería en las mejores condiciones a casi los 160. Por lo que respecta al 304 normal, el motor ha perdido un poco de suavidad a bajo régimen, pero a partir de las 3.000 r.p.m. recupera su vigor.

El cuentavueltas, de serie, ha sido montado a la izquierda del tablero de mandos -posición que parece original -a priori., pero que se muestra lógica en su utilización- y permite observar mejor la marcha del motor; si se le fija un límite de 6.500 r.p.m. sobre las intermedias, la tercera alcanza 120 km/h. de contador. El nervio del 304-S hace que en todo momento sea una pequeña máquina deportiva, bastante divertida de conducir.
En lo que respecta al consumo, no es excesivo, puesto que a 70 km/h. de media se han registrado en el circuito de pruebas 8,4 litros por cada 1 00 kilómetros, y en carretera, pidiendo el máximo a la mecánica, 11,5 litros.
En pruebas anteriores, con las tres carrocerías del 304, se había obtenido una lastimosa impresión de sus cualidades ruteras, y es posible que muchos usuarios se hayan manifestado en el mismo sentido, puesto que los técnicos de la marca han juzgado indispensable entregarse aun serio trabajo "regenerador". El problema ha sido atacado de diversas formas, comenzando por la desmultiplicación de la dirección, que ha sido reducida. Los amortiguadores son ahora más duros, tanto los de delante como los traseros, y las dos estabilizadoras transversales son más rígidas. En cambio los muelles de atrás son más flexibles, y la vía trasera del vehículo ha sido ensanchada en tres centímetros, con un aumento de caída negativa.

IMAGENES

VOLVER

{
}
{
}

Deja tu comentario 1969/ Peugeot 304

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre